El Bachfischet en Aarau (AG)

Aarau

Un viernes de septiembre

Aarau no está bañada sólo por el Aare, sino también por el arroyo de la ciudad, un curso de agua artificial que antiguamente conducía el precioso elemento desde una fuente hasta la población.

Pulsar en el mapa para detalles

Compartir contenidos

Gracias por su calificación

Por lo menos una vez al año había que limpiar el cauce del arroyo quitando el barro y la basura, trabajo que realizaban los ciudadanos conjuntamente. Tras realizar tal esfuerzo, la mayor parte de las veces en el día de Santa Verena (1 de septiembre), tenían derecho a reconfortarse con alimentos.

Hoy en día se encargan del trabajo los obreros del ayuntamiento. Desde hace por lo menos 150 años existe una tradición según la cual los niños, cargados de ramas frondosas y candelas, van al encuentro de las primeras aguas que corren por el cauce al límite de la ciudad y las acompañan por toda la población hasta la desembocadura en el Aare. Antiguamente las candelas consistían en calabazas vaciadas e iluminadas por dentro; ahora son linternas artísticas, que son fabricadas e incluso galardonadas en las escuelas. Los niños acompañan este ritual con cantos o gritando versos asociados con el arroyo (que hoy corre en gran parte bajo tierra). Después del desfile se disparan fuegos artificiales, que tradicionalmente se rematan con el así llamado Mords-Chlapf (una especie de petardo de gran potencia). Enseguida los pequeños y los adultos, que han seguido el desfile desde la orilla de la calle, suelen descansar sentados cómodamente en compañía.



Seleccionar una vista diferente de sus resultados: