Tradiciones de mitad del invierno en Hallwil

Hallwil

Un domingo a finales de noviembre o a principios de diciembre: Torneo de chasqueo de l��tigo; segundo jueves de diciembre: Desfile de un grupo de muchachos enmascarados;
24 y 25 de diciembre: Visita a las familias por parte de un grupo de muchachas disfrazadas, golpeo con mayales sobre un tablero de madera;
2 de enero: Desfile de un grupo de hombres enmascarados

Compartir contenidos

Vielen Dank f��r Ihre Bewertung
El pueblo de Hallwil en la Aargau reformista es el ��nico en toda la regi��n que ha conservado un ciclo entero de costumbres que se desarrollan en el lapso de un mes. Todo ello no ser��a posible sin la iniciativa y la colaboraci��n por parte de los particulares en la organizaci��n de los eventos.

Las fiestas se abren con el Chlauswettchl��pfe o chasqueo del l��tigo el ��ltimo domingo de noviembre o el primer domingo de diciembre. Muchachos, adolescentes y chicos j��venes se miden en el chasqueo de l��tigos con una longitud de tres a cinco metros, compitiendo en tres categor��as distintas. Un jurado de expertos valora las actuaciones conforme a criterios rigurosos. Entre los primeros clasificados se distribuye una cantidad de regalos navide��os; el ganador recibe una jarra de esta��o como copa de desaf��o por un a��o. El d��a culmina con la competici��n simult��nea de alrededor de treinta concursantes.

Seis muchachos de entre trece y catorce a��os, elegidos entre los que dominan la prueba del chasqueo, emprenden la Chlausjage o caza de San Nicol��s el segundo jueves de diciembre. Personifican seis diferentes "m��scaras" tradicionales, que visitan las casas del pueblo para repartir regalos o para amonestarles, seg��n el caso.

En Nochebuena y Navidad, siete chicas de la misma edad siguen una costumbre que se desarrolla en el c��rculo m��s ��ntimo de las familias. El Wiehnechtchind o Ni��o de Navidad envuelto en una mantilla blanca y seis damas acompa��antes vestidas de rosa aquella noche visitan a las familias del pueblo. El Wienechtchind saluda a los presentes con un apret��n de manos y sin palabras, antes de entregar los bizcochos a los ni��os, mientras las acompa��antes entonan un villancico. La despedida es muda al igual que el saludo.

Hacia la medianoche de Nochevieja la gente del pueblo se re��ne alrededor de una pila de le��a ardiendo, en una colina que domina el pueblo. A las doce menos diez un grupo de ocho mozos armados con mayales empieza a golpear r��tmicamente sobre una superficie de madera grande como una mesa, colocada en el suelo. Justo antes de llegada la medianoche, se detienen para volver a empezar a��n con m��s vigor una vez finalizadas las campanadas. Transcurrido un cuarto de hora, el aire est�� "limpio" y el ambiente vuelve a la normalidad.

El 2 de enero, d��a de Bertoldo (B��rzelistag) trae la conclusi��n del ciclo de tradiciones. Quince adultos solteros forman un grupo de m��scaras, cinco representando a los "verdes" y otros cinco a los "��ridos", as�� como a un camello con camelleros. Los verdes simbolizan la primavera y la vida, mientras los ��ridos representan el invierno y la muerte. A primeras horas de la tarde estas figuras enmascaradas empiezan a recorrer todo el pueblo haciendo de las suyas. Tras extender sus travesuras a los pueblos aleda��os, concluyen sus diversiones con una cena colectiva.

W��hlen Sie eine andere Ansicht
f��r Ihre Ergebnisse: