Congresos

Switzerland Convention & Incentive Bureau

Glasi Hergiswil

Hergiswil

La fábrica de vidrio de Hergiswil está ubicada a orillas del lago de Lucerna y data de 1817. En esa época, este era un sitio de producción con vías de transporte ideales tanto para la energía como para las mercancías. Hoy en día, la tradición artesanal se mantiene viva con la incorporación de diseños contemporáneos. Una exposición explica la historia del vidrio y de la fábrica de Hergiswil, en la que también se puede observar el trabajo de los sopladores de vidrio al lado de los hornos.

Pulsar en el mapa para detalles

Group Activities

Idioma:
de, en, fr, it

Duration:
1/2 día

Persons:
10 - 150

Coste:

Temporada:
Todo el año

Compartir contenidos

Gracias por su calificación
La fábrica de vidrio de Hergiswil, a orillas del lago de Lucerna, existe desde 1817. En aquel entonces, los hermanos Siegwart encontraron en este lugar un sitio de producción que contaba con vías de transporte ideales para la energía y las mercancías. No obstante, en 1975 la empresa estuvo a punto de cerrar sus puertas. La producción automática de vidrio en el extranjero casi había sacado de la competencia a los antiguos dueños de la empresa. Sin embargo, la Glasi-Lüüt, la comuna de Hergiswil y, principalmente, Roberto Niederer rescataron a la Glasi del cierre. Se revivió la tradición artesanal y se la combinó con el diseño moderno actual. Hoy en día, la planta emplea a más de 100 trabajadores.

Museos y exposiciones
La exposición «Vom Feuer geformt» (Modelado por el fuego) explica la historia del vidrio y de la fábrica de vidrio Glasi Hergiswil, y mediante una mezcla de luz y sonidos va conduciendo a los visitantes a través de un laberinto de escenarios. La escenificación de las salas describe el desarrollo de la artesanía en la Glasi Hergiswil, así como los altos y bajos de la empresa. A continuación, se puede observar a los sopladores de vidrio mientras trabajan al lado de los hornos para luego continuar el circuito con las exposiciones «Glasi-Archiv», «Phänomenales Glas», «znirP y nisseznriP» y «Flüeliglas».

Laberinto de cristal
El laberinto es una experiencia para recorrer y tocar en la que queda de manifiesto la fascinación que genera el vidrio. Los visitantes no son sólo espectadores, sino participantes que pueden internarse en un mundo hecho de vidrio.

La Glasi Hergiswil, emplazada a orillas del lago de Lucerna y muy cerca de la ciudad del mismo nombre, ha inaugurado el primer laberinto de vidrio de Suiza. En una superficie de 99 m² se conduce a los visitantes a través de 77 paredes de cristal, en una experiencia que está acompañada de los más modernos efectos de luz y audio. Tras ingresar a este palacio de vidrio, los ojos necesitan un momento para acostumbrarse a la tenue luz que se refracta en las paredes de cristal. Una vez en él, las personas deben buscar el camino hasta la salida y tener cuidado de no salir con un par de chichones. La obra de arte en su conjunto, creada con luz, sonido y juegos de ilusiones, es una experiencia impresionante. Su recorrido dura entre siete y quince minutos.
Entrada, 5 CHF; en la caja hay a disposición guantes y chancletas para realizar el recorrido.

Glasi-Park
La pista de canicas de 7 m de altura fue creada por Alex Schmid con un gran número de cristales de la colección de la Glasi. Un tobogán de gran extensión, un enorme cajón de arena de cuarzo y los diversos juegos de agua son, además, una gran experiencia para los niños que visitan el lugar.

Información

Si se realiza una inscripción anticipada por teléfono, también se efectúan visitas guiadas gratuitas para grupos de hasta diez personas. Duración: 1 ½ hora. Los grupos pequeños y las personas individuales no necesitan inscribirse.

Soplar vidrio
Todos los visitantes de la Glasi tienen la posibilidad de soplar un vidrio. En un horno pequeño especial, situado en la tribuna de espectadores, se funde el mismo vidrio que se procesa en los hornos grandes. Un soplador experto lo toma con un tubo, forma una bola y lo prepara para su soplado. A continuación viene el turno de los visitantes quienes pueden soplar ellos mismos su propia bola. Y después de 15 minutos de enfriado, el recuerdo fabricado personalmente en la Glasi ya está listo para llevárselo a casa.



0 Comentarios

Comentar este artículo

Todos los campos señaldos con * son obligatorios.

Seleccionar una vista diferente de sus resultados: