El Achetringele en Laupen (BE)

Laupen

El origen de esta tradición que se mantiene en la pequeña ciudad de Laupen, cerca de Berna, data del siglo XIX. Antiguamente se celebraba el día de Navidad y las autoridades intentaron suprimirla durante mucho tiempo en vano; finalmente el párroco consiguió por lo menos desplazar la costumbre a la Nochevieja.

Compartir contenidos

Gracias por su calificación
El bullicio es grande y talvez se da un ambiente un poco rústico. Los muchachos participantes se reúnen cerca del castillo y desde ahí van bajando al pueblo. En el grupo se distingue tres tipos distintos de personajes: los Achetringeler agitando las Treicheln (grandes campanas de vaca), los Bäsemanne (hombres con escobas) portando largos bastones con unas ramas de enebro atadas en los extremos y los Blaateremannli u hombrecitos con globos (en realidad, vejigas de cerdo infladas). En algunas plazas se detienen y el líder del grupo se despide con versos del año que finaliza, deseando a la población un feliz año nuevo. Entre verso y verso, los Bäsemanne van sacudiendo sus palos entre las hileras de espectadores. Una vez finalizado el cortejo, los Bäsemanne y los Blaateremannli, armados de sus vejigas de cerdo infladas, van cacheteando sobre todo a las jóvenes mozas hasta dejar reventados sus utensilios.

El contraste entre la tranquilidad del cortejo con sus felicitaciones y la segunda parte más salvaje indica la antigüedad de esta usanza, así como su variación por parte de los adultos.

Seleccionar una vista diferente de sus resultados: