Gandria

Punto fronterizo y de contrabando. El pequeño pueblo de Gandria está ubicado a los pies del monte Brè y a orillas del lago de Lugano. Inalterado desde hace casi 100 años, es un lugar ideal para los nostálgicos. Frente a él, en la orilla opuesta, está el Museo de la Aduana y Contrabando de Suiza, al que se accede en barco.

Compartir contenidos

Gracias por su calificación
Gandria es un lugar especial: arrimado junto a las escarpadas laderas del monte Brè, en medio de bosques de castaños y rodeado por las aguas del lago de Lugano. Sus pequeñas calles se caracterizan por su sinuosidad, las escaleras empinadas, los patios rodeados por muros y las arcadas. El pueblo está cerrado para el tráfico vehicular, una decisión que ha permitido conservar el carácter original de muchas construcciones, como la capilla San Rocco del año 1645.

En la orilla opuesta del lago se encuentra el antiguo almacén del pueblo, la cantina para el vino y el cuartel del puesto fronterizo que desde 1949 alberga al Schweizerisches Zollmuseum (Museo de la Aduana suizo). Este último también es conocido como Museo del Contrabando y en él se muestran las labores de los guardias fronterizos desde la antigüedad hasta el día de hoy.

Seleccionar una vista diferente de sus resultados: