Jura

Jura & Tres-Lagos

Pulsar en el mapa para detalles

Compartir contenidos

Gracias por su calificación

Saignelégier y las Franches Montagnes

A unos 30 minutos de La Chaux-de-Fonds o de Viena, se abre a la vista del turista el altiplano de las Franches Montagnes. Y, precisamente en estos vastos espacios, a 1000 m de altura, tiene lugar el encuentro entre el hombre y el caballo. Para los amantes de las actividades al aire libre, no existe un lugar mejor. Excursiones a pie, a caballo, en bicicleta, sobre el agua, en roulotte tirada por caballos, esquí de fondo y raquetas: en esta región todo es posible. Pistas de patinaje, piscinas, escuelas de equitación y campos de tenis completan la ya amplia oferta para el tiempo libre: es imposible aburrirse, incluso con mal tiempo.

Delémont y el Pays Vadais

Situada a unos 40 minutos de Basilea y de Viena, la capital del Cantón del Jura y su región presumen de vivir el verano más cálido del Jura. Desde los valles hasta las colinas, los ríos se han ido abriendo camino erosionando las rocas y dando vida a imponentes gargantas. No se puede perder las obras de arte que se conservan en los museos, en las galerías y en las iglesias, que incrementan el atractivo de esta antigua ciudad, además de alguna particularidad regional.

Porrentruy y las llanuras del Ajoie

Porrentruy, la segunda ciudad en importancia del Jura, es y seguirá siendo la capital histórica del cantón. A unos 40 minutos de Belfort y de Mulhouse, la región del Ajoie se extiende a lo largo de unos 300 km2 sobre los bajíos calcáreos del Jura. Esta vasta llanura, tan verde que se ha ganado el apelativo de -huerto del Jura-, alberga los damassinier (árboles autóctonos de cuyos frutos se obtiene un tipo de aguardiente), viñas, grutas, además de un parque prehistórico, un aeródromo, recorridos para roulottes tiradas por caballos y espejos de agua mágicos.

Saint-Ursanne y el Clos du Doubs

Inmersa en el corazón del Jura, a 50 minutos de Basilea, la reserva natural de Clos du Doubs se eleva entre cursos de agua y montañas. El Doubs, afluente del río Saône, baña Saint-Ursanne, antigua ciudadela medieval, símbolo de una historia prestigiosa de la que son testigo monumentos centenarios como la Collégiale (iglesia colegial) y el claustro, que se remonta al siglo XII. Numerosas manifestaciones estivales, recorridos para canoa-kayak, paseos por el campo, trayectos para mountain bike y pesca: los viajeros con hambre de arte, cultura y amantes de los deportes acuáticos y terrestres sólo se deberán enfrentar a la duda de la elección.

Seleccionar una vista diferente de sus resultados: