Madulain

Graubünden

Quien busque tranquilidad y sosiego encontrará en Madulain un genuino oasis. La comuna más pequeña de la Alta Engadina solo tiene 200 habitantes, pero impresiona a lo grande gracias a sus típicas casas regionales y su cuidada cultura cotidiana romanche.

Compartir contenidos

Gracias por su calificación

Madulain está en un lugar idílico junto al Inn, como ausente del mundo y acariciado por el sol. Y aunque este pueblo se nos presenta discreto, tiene argumentos para impresionar en su comarca, por ejemplo con las ruinas de Guardaval del siglo XIII, la fortificación más grande de la Alta Engadina.

Verano

Los patinadores, ciclistas de montaña, jinetes y excursionistas disfrutan en este entorno de las rutas más diversas. O también con una inolvidable experiencia alpina en el legendario albergue Es-cha: se muestra orgulloso a los pies del Piz Kesch, tostado por el sol y con vistas espectaculares. Alguna de las más bellas rutas pasa por aquí. Y si se da crédito a las anotaciones del libro de visitas, cumple con creces lo que promete en su publicidad: «Cobijo en la tormenta».

Destacamos

  • Segantini-Museum - dedicado al pintor Giovanni Segantini que pasó los últimos cinco años de su vida en la Engadina.

Seleccionar una vista diferente de sus resultados: