Diez importantes motivos por los que los LGBT deben visitar Suiza

    1. Variedad sin límites

    ¿Qué más podríamos ofrecerle? ¿Diversión y aventura o prefiere relajarse? ¿Sumergirse en el gentío de modernas ciudades o respirar el fresco aire alpino? Suiza lo tiene todo, en especial para los LGBT. Ir de compras entre palmeras, esquiar sobre glaciares, bañarse en las cristalinas aguas de los lagos de las montañas y bailar sin límite en los clubs de más renombre: aquí todo es posible. En ningún otro lugar del mundo encontrará tal cantidad de posibilidades en un espacio tan pequeño como en Suiza.

    2. Hoteles GayComfort

    Muchos de los hoteles suizos han obtenido la certificación GayComfort, lo cual no solo es un gran reconocimiento sino que también es muestra de que damos una gran importancia al turismo LGBT. Creemos en la calidad de los servicios y los productos de nuestros hoteles y nos esforzamos constantemente por que nuestros clientes LGBT se sientan a gusto. Da igual su sexo o el de su pareja. Suiza les da la más cordial bienvenida.

    3. Volar con SWISS

    Si tiene previsto venir en avión, reserve sus billetes con Swiss International Air Lines y sus vacaciones empezarán antes de aterrizar en Suiza. Disfrute del confort a bordo y celebre su viaje a nuestro país con una copa de champán y un exquisito menú elaborado especialmente para usted por chefs suizos de gran prestigio. La compañía aérea SWISS ha sido distinguida de nuevo como «Best Network Airline (Short & Medium Haul)» con una estrella Travel.

    4. De viaje por todo el país

    Los ferrocarriles suizos SBB tienen la red ferroviaria más completa de todo el mundo y no es de extrañar que pueda poner su reloj en hora con los trenes suizos. El billete especial Swiss Pass le permite viajar sin límite en toda la red ferroviaria, así como realizar trayectos de autobús y rutas en barco. Con él también puede utilizar autobuses locales y tranvías e incluso acceder de forma gratuita a más de 400 exposiciones y museos suizos. ¿No es una oferta fantástica?

    5. País de gourmets

    Lejos quedan los tiempos en los que Suiza se aconsejaba casi en secreto a viajeros de refinado paladar. En todos los rincones del mundo la gente habla hoy con entusiasmo de la cremosa fondue de queso y de la aromática raclette. ¡Pero hay mucho más! Cada región tiene sus propias especialidades. Pruebe los crujientes rösti y chnöpfli del interior del país, los deliciosos embutidos de la Suiza francesa o la suave polenta del Tesino. Y eso sin mencionar nuestros chocolates.

    6. De compras hasta desfallecer

    A todos nos divierte comprar. Sobre todo en Zúrich, donde las bellas orillas del lago del mismo nombre son un auténtico paraíso para hacer shopping. Aquí, en sus amplias calles y sus sinuosas callejuelas, siempre se encuentran cosas sorprendentes: elegante ropa, muebles antiguos, fantásticos zapatos, ricos pasteles… la lista es interminable. Y cuando las tiendas cierran, guapos chicos y estilosas chicas se reúnen en uno de los numerosos bares de moda, donde comentan con entusiasmo el botín obtenido tras una tarde de compras en Zúrich.

    7. Ayer y hoy

    Bienvenido a Lucerna, la ciudad que sencillamente lo tiene todo: puentes de madera que crujen bajo sus pies, torres de piedra que escoltan a los viandantes, cisnes blancos que se deslizan majestuosos en el lago en el que se encuentra el museo suizo más visitado: el Museo Suizo del Transporte. Y a todo esto hay que añadir encantadores comercios y restaurantes, así como la espectacular panorámica de las montañas. Y aquí, en el corazón de Suiza, descubrirá que Lucerna conjuga a la perfección su interesante historia con una vibrante vida urbana.

    8. Para esquiadores y no esquiadores

    Invierno en Suiza. Laderas vírgenes que resplandecen bajo la luz del sol. Subidones de adrenalina al volar sobre el polvo blanco... ¿No es usted esquiador? Arosa, un pueblo de montaña en el pintoresco cantón de los Grisones, tiene algo que ofrecer a todos los visitantes. Disfrute de las especialidades locales en la terraza de su refugio alpino favorito y diviértase por las tardes en el “Après Ski“. Y recuerde que cada año en enero se celebra en Arosa la “Gay Ski Week” (la semana de esquí gay), una cita especial durante la cual este acogedor pueblo se convierte en punto de encuentro para fun-lovers de todo el mundo. ¡No os lo perdáis, chicos!

    9. El mundo del arte

    Los arquitectos suizos Herzog & de Meuron han paseado por todo el mundo la fama de que Suiza es una mina de creatividad y «estrellas locales» como Mario Botta han dejado boquiabierto al mundo con sus fantásticas creaciones. En Basilea se celebra la «Art Basel», una de las ferias más importantes de arte contemporáneo y los grandes maestros como Picasso, Monet, Miró y Giacometti pueden contemplarse en los museos suizos.

    10. El país del agua

    Suiza también es conocida como «la reserva de agua de Europa», un título que el país ostenta con orgullo. El agua es tan clara que se puede beber sin reparo en cualquier fuente de cualquier ciudad suiza. En Berna es posible incluso tomar un refrescante baño en el río Aar, que pasa por el centro de la ciudad, y dejarse llevar por la corriente. Divertidos picknicks en los lagos de las montañas, esquí acuático, bañarse en los ríos o practicar el kite-surfing: hay muchas formas de descubrir los enclaves más bellos bañados por las aguas suizas.

    0 Comentarios

    Comentar este artículo

    Todos los campos señaldos con * son obligatorios.

Seleccionar una vista diferente de sus resultados: