Restaurante Kornhauskeller - Bern

Bern

A1 Neufeld dir Forsthaus

A1 Neufeld dir Forsthaus

Bern - Sky View 1

Bern - Sky View 1

Bern

Bern

A1 Neufeld dir Wankdrof

A1 Neufeld dir Wankdrof

A6 Wankdorf Nord direction Grauholz

A6 Wankdorf Nord direction Grauholz

Bärenplatz, Stadt Bern

Bärenplatz, Stadt Bern

A12 Weyermannshaus direction Fribourg

A12 Weyermannshaus direction Fribourg

A6 Ostring direction Wankdorf

A6 Ostring direction Wankdorf

Bärecam

Bärecam

Bern-Altstadt - Münstergasse

Bern-Altstadt - Münstergasse

A1 Felsenauviadukt direction Vaud

A1 Felsenauviadukt direction Vaud

A1 Betlehem Bern direction Ville

A1 Betlehem Bern direction Ville

A1 Grauholz direction Zurich

A1 Grauholz direction Zurich

Bern Altstadt - Kramgasse

Bern Altstadt - Kramgasse

Zytglogge, Kramgasse, Bern

Zytglogge, Kramgasse, Bern

A1 Wankdorf Nord direction Lausanne

A1 Wankdorf Nord direction Lausanne

Kirchenfeld

Kirchenfeld

El Kornhauskeller es uno de los locales más grandiosos de Suiza. Las dimensiones de la sala son impresionantes. La nave central y las dos laterales, que recuerdan a la planta de una iglesia, le confieren una gracia sagrada. Una sala única que invita al placer ya sea en el restaurante, en la vinoteca, en la galería con bar, en los salones o en el humidor.

Pulsar en el mapa para detalles

Group Activities

Idioma:
de, en, fr, it

Duration:
1 día

Persons:
1 - 700

Coste:

Temporada:
Invierno

Compartir contenidos

Gracias por su calificación
El granero (Kornhaus) de Berna fue construido entre 1711 y 1718 y es considerado como una de las principales obras del barroco pleno bernés. En los tres pisos superiores se almacenaban cereales, mientras que en el gran pabellón de la planta baja se atendía durante los días de mercado y en el sótano se depositaban los barriles de vino Zehnt y Domaine. Un proverbio de esa época decía “Venecia yace sobre el agua y Berna sobre el vino”.

A comienzos del siglo XIX la situación cambió dramáticamente: Berna perdió las fértiles bailías. El abastecimiento de alimentos se privatizó en gran parte y como consecuencia de esto se derogaron los salarios en especies pagados a los funcionarios públicos en forma de madera, cereales y vino. Los graneros perdieron así su función intrínseca.

Después de algunos cambios de uso se decidió finalmente alquilar el sótano del granero como cantina. Los taberneros colocaron queso y embutidos en largas mesas y comenzaron a servir vino de los enormes toneles que estaban colocados a lo largo de las paredes laterales.

La productividad de la economía siguió empeorando. En el año 1893, el arquitecto Friedrich Schneider recibió el cometido de transformar la bóveda en un local de esparcimiento. Schneider agregó la galería de madera y conectó el sótano con una imponente escalera. Tras la sugerencia del pintor, experto en heráldica y concejal Rudolf Münger (1862-1929), la dirección de obras convocó en el año 1897 a un concurso para dotar al sótano de una colorida pintura. Münger presentó una propuesta y obtuvo la adjudicación.

En 1998, la ciudad se abocó a la búsqueda de un locatario con ideas dinámicas capaz de llevar al Kornhauskeller a un nuevo período de esplendor. La ciudad se decidió por la empresa BINDELLA, que entre otros opera el restaurante Verdi en Berna y una serie de otros restaurantes en diversas ciudades suizas.

0 Comentarios

Comentar este artículo

Todos los campos señaldos con * son obligatorios.

Seleccionar una vista diferente de sus resultados: