Belalp – el glaciar Aletsch desde delante

Blatten / Brig

Construido en los albores del turismo de montaña, en 1858, el Hotel Belalp con su capilla se encuentra en el punto exacto desde el que se ve la cara frontal del glaciar Aletsch.

Pulsar en el mapa para detalles

Compartir contenidos

Gracias por su calificación
Hoy en día ya no se llega a Belalp a lomos de una bestia de carga, sino con el telecabina y el teleférico que salen de Blatten ob Brig. Hasta el punto panorámico de Aletschbord hay un paseo.

También se ofrecen excursiones de montaña más duras hasta el Sparrhorn (3021 m), la cabaña Oberaletsch o el puente colgante de 124 m de longitud hasta el bosque de Aletsch, el sendero de interpretación de los animales de caza y la visita a la vaquería o al monumento a John Tyndall.

Información

Altitud: 2130m
Accesibilidad:
Tren hasta Brig, autobús de correos hasta Blatten, telecabina/teleférico hasta Belalp
De mediados de julio a mediados de agosto funciona el telesilla al Sparrhorn (hasta 2664 m)
Panorama: La parte baja del glaciar Aletsch, el bosque de Aletsch con el Bettmerhorn y el Eggishorn, el valle del Ródano y Brig hasta el Monte Leone, el Fletschhorn, el Mischabel; el monte Cervino y el Weisshorn desde Aletschbord
Atracciones: La lengua y la retirada del glaciar Aletsch, fin de semana de pastoreo a finales de verano (ovejas de hocico negro)
Gastronomía: Especialidades del Valais, platos a base de queso, tartas en los hoteles y restaurantes
Alojamiento: Hotel Belalp: 20 habitaciones con 36 camas
Hotel Aletschhorn: 4 habitaciones, 35 plazas en albergue para turistas
Hotel Sparrhorn: habitaciones dobles
Hamilton Lodge & Spa Belalp: 19 habitaciones
Pension Chalet Sepp: habitaciones dobles y familiares y albergue para grupos
Grupos: Restaurante Hotel Belalp 100 plazas, sala de reuniones en el ático (15–20 personas)
Hotel Sparrhorn: 40 y 110 plazas
Invierno: Estación de deportes de invierno a hasta 3118 m de altura
Particularidades: Estando en la región de Aletsch, Churchill escribió a su casa diciendo: «Duermo como una marmota y me siento más sano que nunca.»



0 Comentarios

Comentar este artículo

Todos los campos señaldos con * son obligatorios.

Seleccionar una vista diferente de sus resultados: