Aventura en la «AlpKultur»: Ayudando en la pradera alpina

Aventura en la cultura alpina no significa solamente dormir en las praderas alpinas, sino también experimentar la forma en que se trabaja en ellas o en las granjas del lugar. Ayudando a hacer heno, sacando el estiércol, ordeñando o haciendo queso podrá vivir la vida de los campesinos alpinos. más

Chillon

Quesos en un enclave panorámico

En Fluon, uno de los enclaves más bellos de los Alpes de Giswil, las vacas no solo disfrutan de unas magníficas vistas, sino que también pastan las... más

Quesos en un enclave panorámico
Augstbordkäserei: quesería

Augstbordkäserei: quesería

En la moderna quesería de Turtmann se fabrican anualmente 180 toneladas de queso de raclette. La leche procede de las vacas que pastan en los... más

Aventura en la «AlpKultur»: Ayudando en la pradera alpina

Aventura en la cultura alpina no significa solamente dormir en las praderas alpinas, sino también experimentar la forma en que se trabaja en ellas o en las granjas del lugar. Ayudando a hacer heno, sacando el estiércol, ordeñando o haciendo queso podrá vivir la vida de los campesinos alpinos.

Duerma en las praderas alpinas, trabaje en una finca, visite queserías, explotaciones ganaderas y agrícolas de montaña o un wellness alpino: La «AlpKultur» (cultura de la pradera alpina) en Lenk-Simmental convierte la vida de los Alpes en una aventura para todos sus huéspedes.

Quesos en un enclave panorámico

En Fluon, uno de los enclaves más bellos de los Alpes de Giswil, las vacas no solo disfrutan de unas magníficas vistas, sino que también pastan las mejores hierbas.

En Fluon, uno de los enclaves más bellos de los Alpes de Giswil, las vacas no solo disfrutan de unas magníficas vistas, sino que también pastan las mejores hierbas.

Augstbordkäserei: quesería

En la moderna quesería de Turtmann se fabrican anualmente 180 toneladas de queso de raclette. La leche procede de las vacas que pastan en los alrededores. Cómo ésta se convierte finalmente en queso, puede observarse desde la plataforma en el primer piso; desde allí, el maestro quesero deja mirar como hace su trabajo. La quesería invita, con previa inscripción, a degustar la raclette en un ambiente agradable.