Rothorn de Brienz – vapor en la montaña

El Brienzer Rothorn era ya en el siglo XIX uno de los miradores más famosos de Berna Oberland. Hasta su cima se accede en un nostálgico tren cremallera propulsado por una locomotora a vapor que necesita alrededor de media hora para superar una diferencia de altura de 1678 m. más

Chillon

El ascensor Hammetschwand y el camino...

Fue una sensación absoluta cuando el pionero de la hostelería y el ferrocarril Franz-Josef Bucher-Durrer construyó en 1905 el ascensor de... más

El ascensor Hammetschwand y el camino por los peñascos
Rochers-de-Naye – en lo alto sobre el lago

Rochers-de-Naye – en lo alto sobre el...

Las pronunciadas rocas de los Rochers-de-Naye, ubicados arriba de Montreux, constituyen uno de los miradores más hermosos de la región. A 2045 m de... más

Rothorn de Brienz – vapor en la montaña

El Brienzer Rothorn era ya en el siglo XIX uno de los miradores más famosos de Berna Oberland. Hasta su cima se accede en un nostálgico tren cremallera propulsado por una locomotora a vapor que necesita alrededor de media hora para superar una diferencia de altura de 1678 m.

Llegamos resoplando a Brienz y partimos enseguida de Sörenberg. Por la cara sur, en tren de vapor desde 1892 y desde el norte, con el teleférico. Pero la vista panorámica desde la cima, a 2350 m, sigue igual: fascinante.

Rothorn de Brienz – vapor en la montaña
Pulsar en el mapa para detalles

El ascensor Hammetschwand y el camino por los peñascos

Fue una sensación absoluta cuando el pionero de la hostelería y el ferrocarril Franz-Josef Bucher-Durrer construyó en 1905 el ascensor de Hammetschwand en el Bürgenstock.

El ascensor de 152,8 metros de altura en el Bürgenstock se asemeja a un misil lanzado hacia el cielo. Y las vistas que ofrece del lago de los Cuatro Cantones y Lucerna son, sin duda, un regalo del cielo.

El ascensor Hammetschwand y el camino por los peñascos
Pulsar en el mapa para detalles

Rochers-de-Naye – en lo alto sobre el lago

Las pronunciadas rocas de los Rochers-de-Naye, ubicados arriba de Montreux, constituyen uno de los miradores más hermosos de la región. A 2045 m de altura, la vista abarca todo el lago de Ginebra y los Alpes circundantes, o bien las madrigueras de las marmotas.

Las rocas (en francés, les rochers), que se levantan 2042 m sobre la ciudad, pertenecen a Montreux, al igual que el castillo Chillon. Los primeros trenes de vapor llegaron a Rochers de Naye ya en 1892 desde Glion.

Rochers-de-Naye – en lo alto sobre el lago
Pulsar en el mapa para detalles