Aletsch – Un glaciar alpino de superlativos

Increíblemente grande e increíblemente hermoso: el Gran Glaciar Aletsch es el mayor ventisquero de los Alpes. Y también es el más popular debido a su fácil acceso y a que está ubicado en un lugar óptimo para realizar extensas excursiones, deportes de invierno y paseos por la naturaleza. más

Chillon
Monte Generoso, 1704m <br />El servicio del tren así como la estación de montaña permanecerán cerradas por reformas durante 2014/2015

Monte Generoso, 1704m
El...

La estación de montaña del teleférico Monte Generoso y el hotel Vetta a 1601 metros de altura están poco debajo del propio pico, que ofrece, como... más

Aletsch – Un glaciar alpino de superlativos

Increíblemente grande e increíblemente hermoso: el Gran Glaciar Aletsch es el mayor ventisquero de los Alpes. Y también es el más popular debido a su fácil acceso y a que está ubicado en un lugar óptimo para realizar extensas excursiones, deportes de invierno y paseos por la naturaleza.

Increíblemente grande e increíblemente hermoso: el Gran Glaciar Aletsch es el mayor ventisquero de los Alpes. Y también es el más popular debido a su fácil acceso y a que está ubicado en un lugar óptimo para realizar extensas excursiones, deportes de invierno y paseos por la naturaleza.

Mundaun – una cresta, tres teleféricos

La estación de deportes de invierno entre Obersaxen y Lumnezia es en verano una zona de excursiones con distintas vistas panorámicas sobre el valle del Rin Anterior y hasta el Piz Terri.

Monte Generoso, 1704m
El servicio del tren así como la estación de montaña permanecerán cerradas por reformas durante 2014/2015

La estación de montaña del teleférico Monte Generoso y el hotel Vetta a 1601 metros de altura están poco debajo del propio pico, que ofrece, como típica montaña prealpina alejada de los Alpes altos, una vista panorámica espectacular de 360 grados.

El monte Generoso está ubicado en el extremo sur del lago de Lugano y constituye, sin lugar a dudas, la montaña panorámica más importante del cantón del Tesino. Una escapada a la cueva de los osos también merece la pena.