El ascensor Hammetschwand y el camino por los peñascos

Fue una sensación absoluta cuando el pionero de la hostelería y el ferrocarril Franz-Josef Bucher-Durrer construyó en 1905 el ascensor de Hammetschwand en el Bürgenstock.

El ascensor de 152,8 metros de altura en el Bürgenstock se asemeja a un misil lanzado hacia el cielo. Y las vistas que ofrece del lago de los Cuatro Cantones y Lucerna son, sin duda, un regalo del cielo.

Diversión en single trail en el puerto Renggpass

El Dorado del single trail en el puerto Renggpass con vistas espectaculares al Lago de los Cuatro Cantones

Al igual que una cuña gigantesca, las montañas de Loppers separan la cuenca principal del Lago de los Cuatro Cantones del lago Alpnachersee. Antes de cortar una carretera y un trayecto de ferrocarril en los peñones casi verticales, el puerto Renggpass fue la única comunicación terrestre entre Lucerna y Obwalden.

El único laberinto de cristal de Suiza

El extraordinario universo de cristal encantará a sus visitantes con el sonido del vidrio y un fascinante espectáculo de luces. Este laberinto es parecido a una Casa de los Espejos, pero a la vez totalmente diferente. La búsqueda del camino correcto hasta la salida no es fácil y se debe tener cuidado de no terminar con un par de chichones.

Alp-Gschwänd

El restaurante Alp-Gschwänd ofrece comodidad y auténtica cocina del cantón de Nidwalden. Las vistas sobre el lago y de las montañas son sencillamente fantásticas y además, gracias a su céntrica ubicación junto al monte Pilatus, es punto de partida y de llegada de muchas excursiones. La ascensión hasta el restaurante Alp-Gschwänd ofrece ya una maravillosa vista panorámica.