Glacier 3000 – Meseta glaciar

Teleférico, arquitectura, aventura, vistas panorámicas: todo ello reúne la excursión al macizo de Les Diablerets. Una gran variedad de actividades a casi 3000 metros sobre el nivel del mar.

Simplon Pass – Una ruta comercial impresionante

El Simplon comunica Brig, en el cantón del Valais, con Domodossola, en el norte de Italia. Para los amantes de las excursiones, la región del Simplon ofrece un fantástico panorama alpino y una flora impresionante. El “Hospiz” del lugar sigue gestionado en la actualidad por los canónigos de St. Bernhard.

El Simplon comunica Brig, en el cantón del Valais, con Domodossola, en el norte de Italia. Para los amantes de las excursiones, la región del Simplon ofrece un fantástico panorama alpino y una flora impresionante. El “Hospiz” del lugar sigue gestionado en la actualidad por los canónigos de St. Bernhard.

Susten Pass

El puerto de montaña Sustenpass comunica los valles Reusstal, ubicado a los pies del San Gotardo, con el Haslital, en Berna Oberland, así como los pueblos de Wassen, en el cantón Uri, con Innertkirchen, en el cantón de Berna. El camino del puerto Susten fue inaugurado recién en 1945 y constituye el primer puerto de montaña concebido exclusivamente para el tráfico vehicular de los Alpes.

El puerto de montaña Sustenpass comunica los valles Reusstal, ubicado a los pies del San Gotardo, con el Haslital, en Berna Oberland, así como los pueblos de Wassen, en el cantón Uri, con Innertkirchen, en el cantón de Berna. El camino del puerto Susten fue inaugurado recién en 1945 y constituye el primer puerto de montaña concebido exclusivamente para el tráfico vehicular de los Alpes.

El ascensor Hammetschwand y el camino por los peñascos

Fue una sensación absoluta cuando el pionero de la hostelería y el ferrocarril Franz-Josef Bucher-Durrer construyó en 1905 el ascensor de Hammetschwand en el Bürgenstock.

El ascensor de 152,8 metros de altura en el Bürgenstock se asemeja a un misil lanzado hacia el cielo. Y las vistas que ofrece del lago de los Cuatro Cantones y Lucerna son, sin duda, un regalo del cielo.