Alojando en un monumento

¿Vacaciones en una construcción de 200 años de antigüedad en un pequeño pueblo del Tesino? ¿O preferiría una antigua casa de madera ennegrecida por el sol en la mitad de una pradera? ¿O quizá en una zona de pastoreo marcada por la historia? Todo esto seguramente ya le hace pensar que nos referimos a algunos de los lugares más encantadores de Suiza.

Medelserhütte SAC

La ascensión merece la pena solo por las 16 horas de media de sol que aguardan en el destino.

La ascensión merece la pena solo por las 16 horas de media de sol que aguardan en el destino. En transporte público es fácil llegar hasta la entrada. Después hay que subir durante unas cuatro horas por la ruta Greina. 55 plazas. Para grupos de más de 5 personas es imprescindible reservar. Solo se admiten perros previa solicitud. Pan biológico casero y los domingos típica trenza recién hecha. Atendida también en invierno por semanas, ideal para esquiadores de travesía. Bonita terraza.

Blüemlisalphütte SAC

Cabaña alpina situada cinco minutos más arriba de Hohtürli, el puerto que une Kandersteg y Kiental, a 2840 metros.

Cabaña alpina situada cinco minutos más arriba de Hohtürli, el puerto que une Kandersteg y Kiental, a 2840 metros. El camino más rápido se realiza en cuatro horas. Ideal para excursionistas de alta montaña que recorren el macizo de Blüemlisalp en el entorno de Jungfrau – Aletsch, declarado patrimonio natural por la UNESCO. Varias opciones de escalada. 138 plazas en varias salas. Obligatorio utilizar saco de dormir. Zapatillas de cabaña disponibles. Media pensión. Se aceptan tarjetas de crédito.

Unas vacaciones en un tonel

En toneles de madera no solo es posible almacenar vino. La original y singular idea de la familia Rüedi lo deja bien claro: en sus barriles de vino también se puede dormir a pierna suelta.