Su opción: Más que 125 Resultados

El ascensor Hammetschwand y el camino por los peñascos

Fue una sensación absoluta cuando el pionero de la hostelería y el ferrocarril Franz-Josef Bucher-Durrer construyó en 1905 el ascensor de Hammetschwand en el Bürgenstock.

El ascensor de 152,8 metros de altura en el Bürgenstock se asemeja a un misil lanzado hacia el cielo. Y las vistas que ofrece del lago de los Cuatro Cantones y Lucerna son, sin duda, un regalo del cielo.

Mundaun – una cresta, tres teleféricos

La estación de deportes de invierno entre Obersaxen y Lumnezia es en verano una zona de excursiones con distintas vistas panorámicas sobre el valle del Rin Anterior y hasta el Piz Terri.

Üetliberg – el mirador de Zurich

Vistas sobre la ciudad de Zurich, de los Alpes de Glaris, de Suiza central y de parte de la meseta suiza desde el mejor mirador de libre acceso.

El Stanserhorn – la montaña más amable

El pico Stanserhorn de 1898 m de altura ofrece una vista a diez lagos, tres países y un panorama alpino de 100 km de extensión. Ya la subida en un nostálgico funicular es una atracción en sí. Y desde el restaurante giratorio o el mirador se puede disfrutar del panorama de la forma más cómoda posible.

Disfrutar del viento y las vistas panorámicas, primero en el funicular de techo descubierto, con el mismo traqueteo que hace 120 años. Después del transbordo en la estación intermedia de Kälti se llega al Stanserhorn con el teleférico futurista CabriO.