Ruta del corazón

Lausanne - Rorschach

La denominada ruta del corazón recorre las regiones más bellas de la Suiza prealpina. Los solitarios caminos alejados del ruido del tráfico y del ajetreo son ideales para recorrerlos en bicicleta eléctrica. La ruta ofrece una agradable combinación de paisaje y gentes.

Compartir contenidos

Gracias por su calificación
1.º día:
Lausana–Romont (50 km): La ruta comienza junto a las riberas del lago en Lausana. La ascensión a través de los viñedos de Lavaux, declarados patrimonio cultural de la humanidad, ofrece una espectacular vista del lago Lemán y los Alpes. Hasta Romont se recorren pintorescos tramos panorámicos y verdes pastos.

2.º día:
Romont–Laupen (63 km): Desde Romont, la ruta depara una gran cantidad de sensaciones y toca tanto la sinuosa zona prealpina como la región de los Tres Lagos con las ciudades históricas de Avenches y Murten. Bordea el lago de Schiffenen, cuya forma recuerda a un fiordo, hasta llegar a la ciudad medieval de Laupen.

3.º día:
Laupen–Thun (64 km): Desde Laupen se atraviesa el interior del cantón de Berna para subir a Längenberg. Aquí nos espera una fenomenal vista de la cordillera de los Alpes y enseguida, del lago de Thun. Pasado Riggisberg, la ruta se introduce en la región del Moränensee alrededor de Amsoldingen para llegar finalmente a Thun.

4.º día:
Thun–Langnau (72 km): La «etapa reina» impresiona desde el primer momento. El ascenso de casi 600 m de altura hasta Heiligenschwendi. Pero allí le aguarda una gran recompensa: unas vistas fantásticas al lago de Thun y a los Alpes. A continuación, la ruta se sumerge en los bosques de Eriz, un paisaje montuoso de cuento, hasta adentrarse lentamente en Emmental.

5.º día:
Langnau–Burgdorf (45 km): La ruta central continúa desde Langnau por las colinas y los prados repletos de vegetación de Emmental, con sus impresionantes granjas y sus miradores de ensueño. El camino es el objetivo real, disfrútelo sin prisas. En el histórico casco antiguo de Burgdorf, es imprescindible probar las especialidades de Emmental, entre las que hay muchas más que el queso conocido mundialmente.

6.º día:
Burgdorf–Willisau (63 km): Se sentirá trasladado a tiempos de Gotthelf y no le sorprenderá: por ejemplo, en la comuna de Lützelflüh, donde vivió el gran escritor suizo y donde ejerció de pastor. Lo mismo le sucederá en la quesería-demostración de Emmentaler, uno de los numerosos puntos de repostaje oficial que dispone de baterías de recambio para las bicicletas eléc­tricas.

7.º día:
Willisau–Zug (69 km): La ruta depara increíbles paisajes entre las históricas ciudades de Willisau, Sempach y Zug. Suaves colinas, árboles frutales y lagos salpican el camino. Dignas de mención son las coquetas capillas y la insuperable panorámica, que abarca hasta los Alpes de Uri.

8.º día:
Zug–Einsiedeln (40 km): La ruta comienza en el romántico casco antiguo de Zug y atraviesa encantadores paisajes hasta Unterägeri. Muy por encima del lago de Ägeri, el recorrido nos sorprende con una fantástica panorámica de las montañas. Continuamos hasta la turbera alta de Rothenturm. El paso de montaña de Chatzenstrick completa la etapa.

9.º día:
Einsiedeln–Rapperswil (58 km): Desde Einsiedeln, la ruta bordea la orilla norte del lago de Sihl. Tras una exigente ascensión hasta el punto más alto de toda la ruta y un vertiginoso descenso hasta el lago de Zúrich, llega la calma del bosque de Buechberg. Rapperswil recibe al viajero con su encanto sureño.

10.º día:
Rapperswil–Wattwil (55 km): Zonas húmedas y sinuosos paisajes caracterizan el Oberland de Zúrich. Las laderas del Bachtel ofrecen una gran panorámica del lago de Zúrich y los Alpes. A continuación, la ruta se introduce en el valle de Töss, una zona poco conocida del cantón de Zúrich. Atravesando el valle prealpino de Goldingen y el paso de Ricken se llega a Toggenburg.

11.º día:
Wattwil–Herisau (55 km): Las cámaras del castillo de Toggenburg son los atractivos principales de esta etapa en la que también se visita Krinau y Libingen, dos perlas desconocidas. Tras cruzar el Thur y si las condiciones son buenas, el Säntis brilla con todo su esplendor. Impresionante llegada a la región de Appenzell antes de terminar la etapa en Herisau.

12.º día:
Herisau–Altstätten (49 km): Un intenso pedazo de Suiza Oriental, una profunda mirada a la región de Appenzell y al Alpstein. Interesante contraste entre el valle del Rin y Altstätten, final de etapa. La exigente topografía y los distintos paisajes hacen de este tramo uno de los más variados de la ruta.

13.º día:
Altstätten–Rorschach (39 km): En un pequeño trayecto se atraviesan distintos paisajes, cantones y poblaciones. El mirador de St. Anton con la vista panorámica del lago de Constanza, el valle del Rin y los Alpes de Vorarlberg es una magnífica recompensa. Tras dejar atrás Walzenhausen y Rheineck, la ruta llega a Rorschach.

Lugares de interés y consejos

Seleccionar una vista diferente de sus resultados: