Tradiciones de mitad del invierno en Hallwil

Hallwil

Un domingo a finales de noviembre o a principios de diciembre: Torneo de chasqueo de látigo; segundo jueves de diciembre: Desfile de un grupo de muchachos enmascarados;
24 y 25 de diciembre: Visita a las familias por parte de un grupo de muchachas disfrazadas, golpeo con mayales sobre un tablero de madera;
2 de enero: Desfile de un grupo de hombres enmascarados

Compartir contenidos

Gracias por su calificación
El pueblo de Hallwil en la Aargau reformista es el único en toda la región que ha conservado un ciclo entero de costumbres que se desarrollan en el lapso de un mes. Todo ello no sería posible sin la iniciativa y la colaboración por parte de los particulares en la organización de los eventos.

Las fiestas se abren con el Chlauswettchlöpfe o chasqueo del látigo el último domingo de noviembre o el primer domingo de diciembre. Muchachos, adolescentes y chicos jóvenes se miden en el chasqueo de látigos con una longitud de tres a cinco metros, compitiendo en tres categorías distintas. Un jurado de expertos valora las actuaciones conforme a criterios rigurosos. Entre los primeros clasificados se distribuye una cantidad de regalos navideños; el ganador recibe una jarra de estaño como copa de desafío por un año. El día culmina con la competición simultánea de alrededor de treinta concursantes.

Seis muchachos de entre trece y catorce años, elegidos entre los que dominan la prueba del chasqueo, emprenden la Chlausjage o caza de San Nicolás el segundo jueves de diciembre. Personifican seis diferentes "máscaras" tradicionales, que visitan las casas del pueblo para repartir regalos o para amonestarles, según el caso.

En Nochebuena y Navidad, siete chicas de la misma edad siguen una costumbre que se desarrolla en el círculo más íntimo de las familias. El Wiehnechtchind o Niño de Navidad envuelto en una mantilla blanca y seis damas acompañantes vestidas de rosa aquella noche visitan a las familias del pueblo. El Wienechtchind saluda a los presentes con un apretón de manos y sin palabras, antes de entregar los bizcochos a los niños, mientras las acompañantes entonan un villancico. La despedida es muda al igual que el saludo.

Hacia la medianoche de Nochevieja la gente del pueblo se reúne alrededor de una pila de leña ardiendo, en una colina que domina el pueblo. A las doce menos diez un grupo de ocho mozos armados con mayales empieza a golpear rítmicamente sobre una superficie de madera grande como una mesa, colocada en el suelo. Justo antes de llegada la medianoche, se detienen para volver a empezar aún con más vigor una vez finalizadas las campanadas. Transcurrido un cuarto de hora, el aire está "limpio" y el ambiente vuelve a la normalidad.

El 2 de enero, día de Bertoldo (Bärzelistag) trae la conclusión del ciclo de tradiciones. Quince adultos solteros forman un grupo de máscaras, cinco representando a los "verdes" y otros cinco a los "áridos", así como a un camello con camelleros. Los verdes simbolizan la primavera y la vida, mientras los áridos representan el invierno y la muerte. A primeras horas de la tarde estas figuras enmascaradas empiezan a recorrer todo el pueblo haciendo de las suyas. Tras extender sus travesuras a los pueblos aledaños, concluyen sus diversiones con una cena colectiva.

Seleccionar una vista diferente de sus resultados: