Hornussen: un deporte autóctono suizo.

A primera vista, el hornussen parece ser una mezcla de golf y béisbol. Sin embargo, es mucho más: es un deporte autóctono, típicamente suizo, con una tradición que se remonta al siglo XIV.

Compartir contenidos

  • E-mail
  • Print
Gracias por su calificación
Para expulsar los fantasmas solían lanzarse haces de leña en llamas al valle. Dicen que de esta tradición nació el hornussen: un juego de equipo, practicado por cualquier edad y sin estructura fundamental social.

Normas del juego

El objetivo del equipo golpeador consiste en golpear el Nouss (una especie de disco) tan lejos como sea al campo del equipo opuesto. Los contrincantes intentan detener el Nouss cuanto antes con una tabla de madera antes de que caiga al suelo. Por lo general se juegan dos vueltas, debiendo un equipo golpear y defender una vez por cada vuelta. Cada jugador puede realizar en cada vuelta dos golpeos con tres intentos. No hay ninguna regla fija en cuanto a la duración, si bien un juego de dos vueltas suele durar tres a cuatro horas. Gana el equipo con cifras más bajas – es decir que en su campo de juego han caído menos discos sin ser intervenidos. Existe, adicionalmente a la valoración de equipos, en el campeonato suizo y en las fiestas grandes una clasificación de golpeadores individuales.

El Hornuss

El Hornuss o bien Nuoss fue antaño un disco de leña o de concha golpeado al valle. Hay diferentes explicaciones del origen del término "hornuss". Todas las explicaciones se remontan al «ruido extrañi», del disco de leña. Las mediciones del Instituto Biomecánico de la universidad ETH Zúrich indican que con una velocidad de golpeo de hasta 85 m/s (306 km/h) el disco alcanza una altura de 50 a 70 metros y recorre una distancia de hasta 330 metros.

Juegos de apuesta

En los orígenes del deporte del hornussen, el equipo que perdió debía pagar el almuerzo que se servía después del partido. Hoy se suele apostar por el resultado del partido, ascendiendo la apuesta por lo general a 50 a 100 francos por juego. Las apuestas también son habituales en partidos puramente amistosos, por lo que éstos suelen llamarse juegos de apuesta. Asimismo es una costumbre que jugadores individuales de capacidad similar suelen apostar por los puntos que golpean y por una cerveza.

Historia

En los primeros tiempos del hornussen, sobre todo los campesinos jóvenes y solteros practicaron este deporte. Se reunieron al final del verano/otoño para competir en campos cosechados contra los campesinos de otros pueblos. Dicen que tales eventos no sólo servían para medir las fuerzas entre los jugadores, sino también para resolver conflictos entre pueblos individuales. A pesar del propósito de reconciliación tampoco parece que hubo una y otra vez peleas. En archivos de la iglesia del siglo XVI y XVII encontramos las primeras notas escritas sobre el hornussen, organizándose el primer hornussen de apuesta conocido en 1655 en Trub. Hacia finales del siglo XIX, el hornussen experimentó la formación de clubes y reglamentaciones. En 1902 se fundó la asociación cúpula nacional (Eidgenössischer Hornusserverband). Esta confederación helvética y sus asociaciones regionales subordinadas organizan el campeonato de las diferentes ligas, la fiesta Eidgenössisches Hornusserfest, celebrada cada tres años, el hornussen con motivo de la gran fiesta Eidgenössisches Schwing- und Älplerfest así como otros espectáculos.

Situación actual

El hornussen se practica sobre todo en los cantones del Mittelland Berna, Solothurn y Argovia. Hasta el día de hoy y a pesar de una enorme oferta de otros deportes, el hornussen disfruta de gran popularidad, hecho éste explicado por la asociación de la estrecha unión entre elementos deportivos y folklóricos. En 2011 existen unos 270 grupos que practican el hornussen con unos g 8’300 jugadores organizados en cuatro asociaciones técnicas y sociedades bajo la cúpula de la confederación helvética.
Fuente

www.ehv.ch www.lebendige-traditionen.ch

Seleccionar una vista diferente de sus resultados: