Descenso del ganado desde las praderas alpinas en Charmey

Charmey

El descenso del ganado desde las praderas alpinas es un motivo de festejo en muchos lugares, aunque en pocos se celebra con tanta opulencia y alegría como en Charmey, en el cantón de Friburgo. La festividad se conmemora el último sábado de septiembre de cada año y constituye una costumbre castiza que se ha mantenido vigente hasta el día de hoy.

Compartir contenidos

Gracias por su calificación
Es por ello que cuando aparecen las vacas adornadas con coloridas coronas de dalias, crisantemos, rododendros y ramas de abeto, todos saben que el verano ha llegado a su fin, al menos en lo que respecta al verano alpino. En lo alto de las montañas, esta jornada es un día especial para los pastores. Después de permanecer cuatro meses alejados de sus casas, estos comienzan a prepararse desde las primeras horas de la mañana para regresar triunfantes al pueblo.

Al amanecer reúnen a sus vacunos, ovejas y cabras en los establos alpinos, donde los preparan para el descenso. Una vez listos, los pastores, vestidos con sus trajes tradicionales, se ponen en marcha, desfilando gallardamente junto a sus animales al lado de todos los curiosos que se acercan a observar. La procesión de los pastores en su camino de regreso a casa se oye en todas partes. Y en la patria del queso Gruyère AOP, los pastores son recibidos como héroes: en la plaza del pueblo los cantantes de yódel, los cornistas alpinos y los lanzadores de banderas los esperan para presentar sus especialidades con gran maestría.

La «Dèsalpe», como se denomina el descenso del ganado en la región, atrae cada año a más personas, quienes tienen la oportunidad de pasear por el mercado. En él se ofrece una gran variedad de productos de artesanía y especialidades regionales.

Seleccionar una vista diferente de sus resultados: