Suiza: un país de agua

En comparación con Europa, Suiza dispone de una extraordinaria cantidad de agua que, además, puede beberse sin reparos en cualquier lugar, incluso en las ciudades.

Compartir contenidos

Gracias por su calificación
En comparación con otros países europeos, Suiza puede recurrir a unas reservas hídricas muy por encima de la media en lagos, glaciares y en las aguas subterráneas. Solo el 2 % de las precipitaciones anuales llega a la red de suministro de agua potable. Una parte del agua se acumula en embalses y se utiliza para la producción de electricidad. Más de la mitad de la electricidad suiza se genera mediante energía hidráulica en pantanos y ríos. Se trata por tanto de una energía renovable y sin emisiones de CO2.

El agua potable suiza es un producto de calidad procedente de recursos naturales: el 80 % procede de fuentes y del agua subterránea y el resto, de los lagos. Gracias a una estricta legislación para la protección de las aguas, en los últimos años la calidad del agua en los lagos ha mejorado tanto que en muchos lugares se puede beber directamente del lago. El agua corriente suiza presenta además un balance ambiental considerablemente mejor que la que se compra embotellada y que el agua mineral transportada desde lejos.

Seleccionar una vista diferente de sus resultados: