Sugerencias para tres días de otoño en Heidiland y la región San Galo y lago de Constanza De riachuelos tibios y fríos

Desplazar

Introducción

Dos lagos azules adornados por bosques otoñales y termas calientes: Heidiland y la región del lago de Constanza saben cómo mimarle con agua, también en otoño. Tras una ruta de senderismo con fondue incluida, llega la hora de relajarse en las termas Tamina para recuperar fuerzas para la ruta culinaria en bicicleta eléctrica por el lago Walensee.

Día 1

Desplazar

Rorschach: Con la mochila fondue hasta el mirador Fünfländerblick

Disfrutar de la típica fondue suiza al aire libre es una experiencia única. En Kündig Feinkost Käse en Rorschach o San Galo puede conseguir la mochila de fondue, que incluye todo lo necesario para disfrutar de una deliciosa fondue al aire libre. Por lo tanto, solo tiene que echarse a andar, por ejemplo, hasta el mirador Fünfländerblick.

Muchos senderos conducen a la cordillera entre el lago de Constanza y la Tierra del Appenzell con una vista única del lago de Constanza y los cinco «países»: Austria, Suiza, Baviera, Baden y Württemberg. Una zona de árboles con bancos y barbacoas invita a sentarse. ¡Es el lugar perfecto para disfrutar de una deliciosa fondue al aire libre!

Más información

Día 2

Desplazar

Bad Ragaz: Sumérjase en el calor de las termas Tamina y el pueblo balneario

En otoño es mejor cargarse de calor para afrontar los fríos meses de invierno. ¿Dónde mejor que en la sauna de las termas Tamina? El exclusivo pueblo balneario se encuentra rodeado de naturaleza y ofrece todo tipo de ambientes, temperaturas, grados de humedad, experiencias y opciones de ocio en sus 1300 metros cuadrados. Las diferentes y espaciosas saunas de Bad Ragaz son el lugar ideal para desconectar y descansar. 

Más información

Día 3

Desplazar

Unterterzen: Una ruta culinaria en bicicleta eléctrica a orillas del lago Walensee 

De plato en plato: una sabrosa ruta en bicicleta eléctrica a orillas del lago Walensee. En Unterterzen se alquila la bicicleta eléctrica y, en seguida, se emprende la marcha y se toma el camino de arena que pasa por Murg, la meca de los castaños, y lleva hasta el restaurante en Mühlehorn, donde se saboreará el entrante.

La siguiente atracción son las vistas a las cataratas de Seerenbach, unas de las más altas de Suiza. Una vez en Weesen, le espera el plato principal en la Brasserie du Lac. Los últimos kilómetros llevan hasta Beetlis, desde donde se regresa en barco a Unterterzen para disfrutar del postre en Marina Walensee.

Más información

Sugerencia de restaurante

Desplazar

Maienfeld: Vino y delicatessen en Stall 247 

Siempre hay un establo, Stall en alemán, en el origen de una variedad de alimentos como leche, queso o productos cárnicos. También representa la filosofía de la empresa de comprar productos del fabricante para ofrecerlos directamente. Todo ello en medio de los viñedos de Maienfeld.

El menú incluye comida sencilla pero de gran calidad, como tablas de carne (carne seca), tablas de queso, sándwiches, sopas, pasteles frescos y otras ofertas de temporada. La decoración interior de Stall crea un ambiente relajado donde todo el mundo se sentirá acogido. 

Más información

Sugerencia de alojamiento

Desplazar

Rorschacherberg: Castillo de Wartegg

El histórico hotel-castillo ecológico Wartegg se encuentra en un parque inglés con una vistas soñadas al lago de Constanza. El edificio se erigió en 1557 en la parte alta de la orilla sur del lago de Constanza, pero el refugio de la emperatriz Zita comenzó su periodo de decadencia en 1960. En 1994 se inició el renacimiento cultural y su cuidadosa conversión en un sofisticado hotel.

También destaca el jardín del castillo con antiguas plantas útiles (ProSpecieRara), muchas de las cuales proceden de antiguos jardines-huerto y ahora se utilizan para la cocina slow-food con productos frescos de temporada. 

Más información

Más sugerencias para el otoño en la Suiza Oriental

Mostrar más