La madre de todas las fiestas. La Fête des Vignerons es un evento generacional de la región vinícola de Vevey.

Desplazar

Introducción

Desde 1797, la región de Vevey festeja cada 20 a 25 años a sus viticultores con una gran fiesta. La Fête des Vignerons es un evento superlativo. Quien se pierda esta fiesta del vino, tal vez nunca más pueda presenciarla. En el verano de 2019, del 18 de julio al 11 de agosto, se darán cita en cada función 20’000 espectadores en una arena inmensa construido para la ocasión en la Grand Place de Vevey. En la fiesta de los viticultores toda la región se une al mundo durante un mes.

Vevey.

La ciudad de Vevey está rodeada de las terrazas vinícolas del Lavaux, Patrimonio Cultural de la Unesco. Las vides se sitúan a orillas del lago Lemán, detrás del cual se alzan los Alpes.

Más información

Mapa

Mapa
Vevey
Región del Lago Lemán (Vaud)
Mostrar en el mapa

El viticultor y su fiesta. Blaise Duboux es coorganizador de una de las mayores fiestas que existen.

Desplazar

Vevey está enclavada en un paisaje que no podría ser más idílico. Desde aquí la región vinícola de Lavaux se extiende por más de 805 hectáreas con sus terrazas en pendiente. Desde 2007 es Patrimonio de la Unesco. En esta región todos viven del vino. 

El Lavaux. Este es el lugar donde el viticultor ecológico Blaise Duboux afirma que vive. Aquí se encuentran sus raíces, al igual que las raíces de las vides. Su sustento surge de la tierra del Lavaux. Describe el vino como «el tiempo en una botella». En ella se esconde el trabajo de todo un año, su año.

Es algo así como un recuerdo. Un año, una cosecha. En el vino todo se vuelve a encontrar.
Blaise Duboux, viticultor ecológico

20 años de preparación para la Fête des Vignerons. La fiesta del vino supera todas las fronteras.

Desplazar

Entre el 18 de julio y el 11 de agosto de 2019, cada día se congregarán 20 000 espectadores por función en la enorme arena de Vevey. «En esta fiesta honramos nuestras raíces, honramos el vino». La Fête des Vignerons tiende puentes entre lo tradicional y lo moderno. La Confrérie des Vignerons organiza este espectáculo desde 1797. Blaise Duboux forma parte de ella. En 1999, en la última fiesta, ya contribuyó a que visitantes de todo el mundo disfrutaran de un espectáculo gigantesco.

En esta fiesta honramos nuestras raíces, honramos el vino.
Blaise Duboux

La Fête es como un espejo que refleja el paso del tiempo.

Según él, antes era una época muy distinta, y ofrece un ejemplo impresionante: de todo el comité de organización, solo tres personas tenían una dirección de correo electrónico. Hoy, cada miembro cuenta con varias direcciones, y sin duda la comunicación es permanente a través del teléfono móvil. Antes no había nada de esto. Cómo ha cambiado el mundo en veinte años también se refleja en la venta de las entradas. Hoy en día todo está digitalizado, la gente compra las entradas a través de una pantalla. En 1999 había que hacer cola para comprarlas.

  • 1797 El año de nacimiento de la Fête des Vignerons. 2 000 personas llegarán para celebrar esta fiesta.
  • 1889 Este acontecimiento ha crecido enormemente. Para los espectadores, se ha habilitado una arena. Capacidad: 12 000. En total hay cinco representaciones. Participan 1379 figurantes.
  • 1999 El escenario está abierto al lago. La arena cuenta con 16 000 localidades. El espectáculo está asegurado con 5050 participantes. De ellos, 670 son jinetes.
  • 2019 La fiesta crece una vez más. En la arena caben 20 000 espectadores. Se asemeja a un nido. El espectáculo es muy tecnológico.

Un espejo de la sociedad.

La sociedad también era otra. En 1999 reinaba un espíritu de optimismo. La gente y la sociedad estaban abiertas en general. Esto se reflejaba en un enorme escenario abierto al lago. Las gradas eran planas. En 2019 el aspecto es muy distinto. La arena se asemeja a un nido. En la época actual la gente busca protección.

Son 18 generaciones y un futuro confuso.

Desplazar

Cómo continuará la explotación vinícola de Blaise Duboux está escrito en las estrellas.

En los viñedos de Blaise Duboux en Epesses también ha cambiado algo con el paso de los años. En las viñas, el viticultor tuvo muchas conversaciones con su padre. Y cambió el vino. Aunque después de la guerra lo más importante para su padre era la cantidad, él apuesta por la calidad. Hoy en día, Blaise Duboux solo produce vino completamente ecológico. La consecuencia es una reducción a la mitad de la producción, pero el sabor es incomparablemente mucho mejor.

El vino será motivo de satisfacción porque se encuentra cerca de la naturaleza y tiene en cuenta a las personas.
Blaise Duboux
Blaise Duboux produce al año 30 000 botellas. El 20 % de vino tinto, el 80 % de vino blanco.

En equilibrio

La misma familia gestiona desde hace 500 años la explotación vinícola. Blaise Duboux pertenece a la 17.ª generación, sus tres hijas a la 18.ª. El trabajo según los principios de la biodinámica le ha acercado incluso más a la naturaleza. La naturaleza marca el compás, las vides su ritmo. El trabajo del viticultor se transformará en el futuro. En algún momento, será el turno de sus hijas y, en su caso, seguir la tradición familiar con un concepto totalmente nuevo. Ni ellas ni Blaise Duboux saben todavía si están listas para ello.

Blaise con su hija Flore Duboux: la 17.ª generación con la 18.ª generación.
Es como si fuera nuestra sangre y la sangre de las vides. El vino fluye por nuestras venas. Es nuestro ADN.
Blaise Duboux

Experiencias urbanas en y alrededor de Montreux.