Amantes de la naturaleza. Con Aline Hayoz, en la reserva natural del Vanil Noir.

Desplazar

Introducción

Aline lo ve así: en la naturaleza está todo conectado, la vegetación se integra con los animales; los animales, con el suelo y el suelo, con el viento. Aline lo siente así: al caminar por los pastos montañosos, al explorar los bosques de abetos y al atravesar los paisajes alpinos, nuestra perspectiva se mantiene en constante cambio.

Reserva natural del Vanil Noir.

Por su paisaje alpino, esta bellísima reserva natural de la región de Friburgo alberga una rica flora y fauna. Podrán recogerse plantas solo fuera de la reserva natural.

Conocer más

Mapa

Mapa
Parque natural "Vanil Noir"
Mostrar en el mapa

Amantes de la naturaleza.

Para Aline Hayoz-Andrey, ingeniera medioambiental y botánica, su estrecha relación con la naturaleza no se limita solo a lo profesional, también es esencial en su vida privada. Por eso no es casual que en su tiempo libre comparta su fascinación y su conocimiento como guía de senderismo con los amantes de la naturaleza. Y para ello no hay mejor lugar que la reserva natural de Vanil Noir.

Estar en las montañas es estar más cerca del cielo y ser parte de la naturaleza.
Aline Hayoz-Andrey

Un viaje de exploración de la mano de Aline.

No solo a los amantes de la naturaleza les gusta pasar tiempo con Aline, los cocineros también disfrutan de este viaje de exploración por la región de la Gruyère. Hoy Nicolas, un apasionado amante de la cocina, camina con Aline entre las maravillas de la naturaleza. De niño ya solía ir con su abuela a recoger hierbas y plantas. Su interés por llevar la naturaleza a la cocina se mantiene hasta hoy. De la mano de Aline se inspira para darle un nuevo aire a sus platos.

Aline y Nicolas examinan detenidamente el orégano (Origanum vulgare).

Descubrir. Oler. Recolectar.

Ambos comienzan su caminar por la exuberante vegetación que rodea al Lac de Montsalvens en Charmey. Aquí empiezan a recolectar plantas, porque en la reserva natural no está permitido. Recogen la auténtica reina del prado (Filipendula ulmaria) y la colocan en una botella junto con la crema doble de la Gruyère, especialidad regional. Ya en la orilla del lago recogen el orégano (Origanum vulgare) y la ortiga mayor (Urtica dioica), que meten en la bolsa de yute. El siguiente destino es la reserva natural de Vanil Noir.

La vuelta al mundo en la reserva natural de Vanil Noir.

En la región de Vanil Noir parece que se ha parado el tiempo. Es una región que sencillamente fascina. Además de por su paisaje alpino, la reserva natural impresiona con sus innumerables tesoros de singular belleza. En 15 km2 predomina una rica biodiversidad gracias a su singular clima cálido y seco, sus suelos calcáreos y sus diversos niveles de altura.

La región de Vanil Noir está protegida desde 1983.

Por eso, caminar por la reserva natural de Vanil Noir es casi como dar una vuelta al mundo: en el valle hay flora de la región mediterránea y, más arriba, en la cumbre, de las regiones árticas. Eso sin olvidar las especies raras como la betónica densiflora (Stachys pradica), el dragón marinero de la montaña (Dracocephalum ruyschiana) y la orquídea piramidal (Anacamptis pyramidalis).

  • 70 Más de 70 tipos de mariposas revolotean sobre las diferentes flores de Vanil Noir.
  • 2389 m s.n. m. La montaña Vanil Noir, con 2389 metros s.n.m., es la más alta del cantón de Friburgo.
  • 500 En la reserva natural domina una rica biodiversidad: en una mínima superficie crecen 500 tipos de plantas.

Fascinación por la naturaleza

Al caminar, Aline y Nicolas descubren incontables tesoros naturales. Nicolas escucha fascinado: sorprendentemente en la reserva natural crecen pinos cembros. Esto se debe al microclima de Vanil Noir y al cascanueces, un ave que come principalmente nueces de cembros y avellanas.

En la naturaleza está todo conectado.
Aline Hayoz-Andrey

¿Dónde se esconden las nueces?

Durante el otoño el cascanueces coge los frutos de las piñas de los pinos cembros y los entierra para aprovisionarse. Al año recoge entre 30 000 y 100 000 frutos. Sin embargo, en el invierno desentierra hasta un 20 % menos de sus provisiones. Así, nuestro querido amigo garantiza la continuidad de los pinos cembros de Vanil Noir.

Cascanueces

El camino a la cocina.

Sobre los exuberantes pastos alpinos, las escarpadas rocas y los angulosos relieves de las zonas kársticas, la cumbre del Vanil Noir se yergue ante nuestros ojos: tras una ruta a pie de escasamente dos horas, llegamos al destino. A una altura de 1868 metros, el refugio CAS Cabane des Marindes domina la reserva natural. Ofrece una vista única sobre la poderosa cordillera de los Gastlosen y, con buena visibilidad, se distinguen incluso los picos de Eiger, Mönch y Jungfrau. No cuesta compartir el amor de Aline por este lugar.

El ascenso al refugio CAS.
Me acompañan personas que quieren observar la naturaleza desde otra perspectiva.
Aline Hayoz-Andrey

En una cocina al aire libre.

Desplazar

La terraza de la Cabane des Marindes es la cocina de hoy de Aline y Nicolas. Aline saca repentinamente de su bolsa de yute una colorida mezcla de las plantas que han recolectado en el Lac de Montsalvens.

Cortan, clasifican, revisan.

Según las indicaciones de Aline, Nicolas corta serpol, albahaca agreste, alcaravea, ajo de oso y pie de oso, y los mezcla con la doble crema Gruyère para obtener una masa cremosa con la que, por último, rellena las crêpes. 

Para los bretzeli (una especialidad regional tipo barquillo), combina ambas cremas de queso con hierbas frescas (ortiga blanca, trébol blanco y orégano) y les da un toque de color con caléndula.

Bretzeli con crema de queso y hierbas

Cerrar sesión, apagar y reiniciar.

En muy poco tiempo, el senderismo ha ayudado a Nicolas a desconectar de la vida urbana. Gracias a la paz de las montañas, la variedad de plantas aromáticas y la cocina preparada con todos los sentidos, ha vuelto a conectar con la naturaleza. Nicolas lo ve así: en la naturaleza está todo conectado.

Nicolas y Aline terminan su día entre los aperitivos que ellos mismos han preparado.

Recorrido por el Lac de Montsalvens.

Por su sencillez, esta ruta de senderismo por el Lac de Montsalvens es ideal para familias. La mayor parte del recorrido se hace por la sombra, en parte bordeando el lago y en parte ascendiendo hasta La Monse, lo que permite disfrutar de unas vistas maravillosas del agua. Es un lugar inmejorable para hacer pícnics, barbacoas o pescar, además de para descubrir su variada flora.

  • 10 km La ruta de senderismo por la orilla del Lac de Montsalvens, de 10 kilómetros, es ideal para paseantes.
  • 3 horas La ruta de senderismo dura unas tres horas, en parte bordeando el lago y en parte ascendiendo hasta La Monse.
  • 60 metros Desde la ruta de senderismo se accede a un puente colgante de 60 metros de largo, que ofrece unas maravillosas vistas del lago y las montañas.

Más experiencias