Modernidad surgida de la tradición. Los lugares favoritos de Matthias Hüppi en su ciudad natal, San Galo.

Desplazar

Introducción

La ciudad de San Galo, Patrimonio de la Unesco, es cuna del conocimiento y de la cultura, también de la cultura futbolística. Esto lo sabe mejor que nadie Matthias Hüppi, presidente del club de fútbol más antiguo de Europa continental. Los lugares favoritos de su ciudad aúnan tradición y modernidad.

St. Gallen.

La manejable metrópoli de la Suiza Oriental cuenta con un fascinante casco antiguo cerrado al tráfico. El complejo abacial con la catedral y la biblioteca es Patrimonio Cultural de la Humanidad de la Unesco.

Más información

Mapa

Mapa
St. Gallen
Suiza Oriental
Mostrar en el mapa

En Suiza, Matthias Hüppi no necesita presentación.

El natural de San Galo es conocido en todo el país por su trabajo como moderador y periodista deportivo. Durante casi cuarenta años, ha trabajado en la televisión suiza y ha moderado diferentes espacios deportivos, así como numerosos eventos deportivos importantes, entre los que se encuentra la Copa Mundial de Fútbol. Ahora, Matthias Hüppi ha vuelto a sus raíces.

Queremos hacer feliz a la gente en el fútbol con un buen rendimiento y un ferviente espectáculo. Así somos los de la Suiza Oriental.
Matthias Hüppi

FC St. Gallen. Tradición futbolística desde hace 140 años.

Desplazar

Desde principios de 2018, Hüppi es el presidente del FC St.Gallen.

Este club cuenta con una inmensa tradición: fundado en 1879, está considerado el club de fútbol más antiguo de Europa continental. Al mismo tiempo, es el club de fútbol más importante de la Suiza Oriental, con un gran arraigo en la ciudad y la región. Para Hüppi, la confianza y el orgullo, así como un alto grado de humildad, son los rasgos característicos de este club, al igual que los de la región de la Suiza Oriental.

Del estadio de fútbol al escenario del teatro. Theater St.Gallen: el teatro profesional más antiguo de Suiza.

Desplazar

A primera vista, el fútbol y el teatro puede que no tengan mucho en común.

Sin embargo, en San Galo no es así. El Theater St.Gallen cuenta con una historia igual de larga que la del club de fútbol. Es el teatro profesional más antiguo de Suiza, desde 1801, y el único que ofrece géneros diferentes, como ópera, musical, ballet y teatro, en la región de Suiza Oriental-Lago de Constanza. Además, es un lugar que tiene un papel importante en la biografía de Matthias Hüppi.

Teatro, espectáculo, ópera, danza y musicales.

Matthias Hüppi conoce el Theater St.Gallen desde que era pequeño; sus padres eran ávidos aficionados al teatro y, a veces, se llevaban a los niños. A lo largo de los años, esta pasión por el teatro ha ido creciendo: «Creo que el teatro es algo fascinante. Y el Theater St.Gallen es extraordinario porque pone en escena una gran variedad de facetas de la actividad teatral».

Creo que el mundo del teatro es fascinante. Tanto lo que se muestra en el escenario como lo que ocurre entre bastidores para que todo funcione. Casi como en el fútbol.
Matthias Hüppi

La cuna del conocimiento. La biblioteca abacial de San Galo: parte del complejo abacial declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad de la Unesco en 1983.

Desplazar

El símbolo de la ciudad.

Además del fútbol y del teatro, hay un lugar que lo eclipsa todo: el complejo abacial con su catedral barroca. Esta se incluyó en 1983 en la lista de Patrimonios Culturales de la Unesco junto con la biblioteca y el archivo abacial. Al igual que para todos los habitantes de San Galo, para Hüppi muchos recuerdos también están vinculados a este símbolo de la ciudad.

La colección de la biblioteca abacial reúne unos 170 000 libros.

De ellos, 50 000 están expuestos en la maravillosa sala barroca que todos los habitantes de San Galo conocen desde pequeños, al igual que Matthias Hüppi. Y, por supuesto, los primeros recuerdos de la infancia están ligados a las míticas zapatillas de fieltro que hay que ponerse para entrar en la biblioteca abacial. Es casi como en un estadio de fútbol: «en la biblioteca abacial, todos son prácticamente iguales con esas zapatillas.

Everybody wears slippers, and it’s so quiet you could hear a pin drop – so that people are able to gaze at the works in peace and at their leisure.
Matthias Hüppi

Experiencias urbanas en y alrededor de San Gall.