Introducción

Suiza es un país de coleccionistas. Desde hace mucho tiempo en el mercado del arte tienen un papel fundamental las grandes familias industriales, algunas de las cuales han acumulado importantísimas colecciones, como por ejemplo la colección de Oskar Reinhart en Winterthur o la de Emmanuel Hoffmann en Basilea.

Hasta entrados los años 70, en Suiza predominó la idea de que el arte requería de apoyo privado. Ahora las ayudas públicas y subvenciones son cada vez más frecuentes. Sin embargo cabe destacar que las cuatro instituciones más grandes inauguradas desde 1992 han sido financiadas con medios privados, entre ellas el Museo Paul Klee.

El Museo de Arte de Zúrich

El Museo de Arte de Zúrich tiene gran fama internacional. La institución responsable es la Sociedad de Arte de Zúrich, que colecciona arte en la ciudad desde 1787. Hoy en día es el segundo círculo artístico más grande de Europa y con sus extraordinarias exposiciones el Museo cosecha una y otra vez grandes éxitos de público. El Museo conserva además importantes colecciones: antiguos maestros, impresionistas y expresionistas, así como obras del Dadaísmo. A esto hay que añadir una colección fotográfica con nombres tan llamativos como Beuys, Christo, Polke, Rainer y Roth, así como representantes suizos de la talla de Burkhard, Danuser, Fischli/Weiss, Lüthi, Signer, Strba, Voita o Wick. No podemos olvidar tampoco la colección de vídeo con piezas de los comienzos del medio en los años 60 hasta el boom actual. El edificio del Museo es obra de Karl Moser y desde su inauguración en 1910 se amplió en varias ocasiones y se sometió a una completa reforma entre los años 2001 y 2005. Además, hasta 2020 se irá ampliando según los planos del premiado arquitecto David Chipperfield.
Kunsthaus Zürich

Fundación Beyeler en Riehen (Basilea)

La Fundación Beyeler es propietaria de la colección de arte que el matrimonio Hildy y Ernst Beyeler reunió a lo largo de unos 50 años y que en 1982 cedió a la Fundación. La colección documenta la personal visión que esta pareja de galeristas tenía del arte del siglo XX. Está dedicada al modernismo clásico y al arte contemporáneo e incluye obras de Jean Arp, Marc Chagall, Edgar Degas, Wassily Kandinsky, Auguste Rodin, Mark Rothko y Andy Warhol.
El sueño de Ernst Beyeler era reunir en un solo lugar obras de grandes artistas de los últimos cien años y esculturas de África y Oceanía. Seducido por el trabajo del arquitecto italiano Renzo Pianos, autor entre otros del Centro Pompidou, le encargó la construcción de su museo. Renzo creó un ala dividida en tres partes en la que se daban cita la naturaleza, la luz natural y el arte. El edificio entusiasmó a los visitantes desde el mismo momento de su inauguración en 1997 gracias, entre otras cosas, al idílico entorno con la Villa Berower Gut que el municipio de Riehen proporcionó. La Fundación organiza cada año tres grandes exposiciones de arte moderno.
Fundación Beyeler

Museo Federal Suizo de Zúrich

Muchos museos suizos prestan especial atención a la cultura del país y, en este sentido, el Museo Federal Suizo de Zúrich es un caso especial. Junto con el Château de Prangins y el Foro de Historia Suiza de Schwyz, son los tres museos que están bajo el paraguas de los Museos Nacionales Suizos. En sus exposiciones, los tres hacen un recorrido por la variada historia y cultura de Suiza y ofrecen una visión de lo que el país representa. De este modo, el Museo Federal hace un entretenido recorrido histórico que resulta muy divertido incluso para los niños. Para quien disfrute con las temidas alabardas de los antiguos confederados o con la decoración funeraria de los campesinos de los palafitos, la visita a la exposición permanente es de lo más recomendable.
Landesmuseum

El Museo Rietberg en Zúrich

El Museo Rietberg es el único museo de arte del país que alberga tesoros de culturas no europeas. Ocupa la antigua Villa Wesendonck, en el Rieterpark, junto al lugar donde en otro tiempo Richard Wagner suspiró por Mathilde, la joven señora Wesendonck, quien había dado cobijo al artista en una casa cercana. Ese amor fue el que inspiró a Wagner para escribir su obra maestra “Tristán e Isolda”, aunque entre ellos nunca pasó nada. Wagner se aplicó en la lectura de la obra de Schoppenhauer y se dejó contagiar de su entusiasmo por el budismo. Esa lectura desembocó en «Los vencedores», una ópera que narra la última peregrinación del histórico Buda. Los seguidores de Wagner en Zúrich quedaron tan entusiasmados que no tardaron en fundar uno de los primeros círculos de seguidores del budismo en Europa. Esto también explica por qué el actual Museo Rietberg muestra hoy una de las colecciones budistas más bellas del continente. También acoge la colección del Baron Eduard von der Heydt (1882 – 1964), quien durante los años 20 y 30 reunió una gran cantidad de arte asiático, africano, americano y de Oceanía. En 2007, el Museo duplicó su superficie para exposiciones gracias a un moderno edificio anexo.
Museum Rietberg

Museo Migros de Arte Contemporáneo en Zúrich

Fundado en 1996, el Museo Migros de Arte Contemporáneo está concebido como un lugar donde se crea arte y donde se reflexiona sobre él. Ocupa el Löwenbräu-Areal, lo que antes fue la fábrica de esta marca de cerveza y no está tan orientado al arte acreditado como a la exposición de obras creadas en estrecha colaboración e intercambio con los artistas. Actualmente, una gran parte de las adquisiciones para la colección son fruto de las exposiciones. La colección del Museo se remonta a Gottlieb Duttweiler, quien a mediados de los años 50 comenzó a comprar obras de artistas locales y nacionales. En los años 70, el Museo se concentró en el arte minimalista, la pintura alemana e importantes trabajos suizos. En las últimas dos décadas, el interés se ha centrado en el arte contemporáneo, entre otros de Maurizio Cattelan, Spartacus Chetwynd, Rachel Harrison, Tatiana Trouvé y Christoph Schlingensief.
Migrosmuseum

Collection de L‘Art Brut en Lausana

Lausana debe su Collection de l’Art Brut a Jean Dubuffet, artista y coleccionista francés fascinado por los artistas autodidactas que se dedicó a coleccionar sus obras. Fue él quien acuñó el término “Art brut” o “arte bruto" para designar el arte hecho por aficionados, niños y personas con discapacidad intelectual. En 1971 cedió su colección a la ciudad de Lausana.
La colección de Dubuffet está expuesta al público desde 1976 y desde entonces ha seguido creciendo. El Museo ha conseguido hacerse un nombre con exposiciones puntuales dedicadas a artistas o temas concretos. La colección reúne hoy más de 63 000 obras de 400 artistas nacionales e internacionales. Alrededor de 700 piezas se exponen permanentemente en las salas del Château de Beaulieu.
Collection de L'Art Brut

La Casa del Arte Electrónico en Basilea

La Casa del Arte Electrónico en Basilea está dedicada al amplio espectro de las artes electrónicas. Acoge bajo un mismo techo las actividades del Foro de los Nuevos Medios y del Festival de las Artes Electrónicas Shift. Está concebida como un centro de arte contemporáneo que utiliza los medios electrónicos y refleja su uso. Trabaja en la conservación, el archivo y la documentación del arte digital, y sus exposiciones, conciertos, conferencias, visitas guiadas y talleres se dirigen a un amplio público.
Casa del Arte Electrónico

Museo Tinguely de Basilea

En la colección del Museo Tinguely, los visitantes pueden admirar el trabajo de Jean Tinguely (1925–1991) a lo largo de todas sus fases y grupos de obras y obtener una visión general de la obra completa del artista. Además de esculturas, la colección incluye una gran cantidad de dibujos, documentos, carteles de exposiciones, catálogos y fotografías. La oferta se completa con préstamos temporales.
También resulta impresionante el edificio que acoge el museo, obra del conocido arquitecto suizo Mario Botta, quien consiguió levantar a orillas del Rin un insólito espacio para las obras de Tinguely. La inmensa sala central reúne hasta veinte máquinas escultura. Tras la visita al museo, el histórico Solitude-Park invita a relajarse y a disfrutar con sus centenarios árboles, el paseo junto al Rin y la cafetería.
Tinguely Museum

Centro Paul Klee de Berna

La colección de Paul Klee (1879–1940) reúne obras de este artista y en el Centro se organizan también exposiciones temáticas puntuales que abordan una y otra vez nuevos aspectos de su producción. El fondo está formado por más de 4000 obras, por lo que este museo posee la colección más importante del mundo de cuadros, acuarelas y dibujos de este artista, cuya prolífica obra se enmarca dentro del expresionismo, el constructivismo, el cubismo, el primitivismo y el surrealismo. En el programa complementario se organizan eventos musicales, literarios, de teatro y de danza. Y para los visitantes más jóvenes, el museo infantil Creaviva ofrece variadas actividades para todas las edades.
Centro Paul Klee

Museo Kirchner de Davos

Ernst Ludwig Kirchner (1880–1938) vivió en Davos desde 1918 hasta su suicidio. Probablemente se enfrentaba a la vida con desesperación por el hecho de que los nazis hubieran calificado su arte como degenerado. Kirchner se trasladó a Davos, donde esperaba recuperarse de su parálisis. Davos y su entorno inspiraron al artista numerosas obras muy importantes.
El Museo ofrece la extraordinaria experiencia de ver la obra de Kirchner en el mismo lugar donde la creó. Además de su expresiva obra, el edificio de los conocidos arquitectos de Zúrich Annette Gigon y Mike Guyer también merece nuestra atención, ya que favorece la presentación y la contemplación del arte de Kirchner y abre la perspectiva del paisaje alpino que marcó la obra suiza del artista. Por su innovador aprovechamiento de la luz natural, el Museo obtuvo el Premio de la Escuela Politécnica de Zúrich.
Museo Kirchner

Museo Segantini de St. Moritz

Giovanni Segantini (1858–1899) está considerado un influyente artista del simbolismo realista y un gran renovador de la pintura alpina en las postrimerías del siglo XIX. Este artista apátrida se trasladó en 1894 a la Engadina y en 1899 murió de forma inesperada mientras trabajaba en las montañas. Solo nueve años después se inauguró en St. Moritz un museo dedicado al importante legado de Segantini que hoy en día acoge la mayor colección de obras del artista del mundo. Desde la exposición organizada con motivo del centenario de su muerte, por lo general el Museo Segantini presenta cada dos años una pequeña pero atractiva exposición de verano sobre interesantes aspectos de la obra del artista.
Museo Segantini

Colección Rosengart en Lucerna

La colección Rosengart es visita obligada para los amantes del impresionismo y del modernismo clásico. La colección de Siegfried y Angela Rosengart (padre e hija) está formada por más de 300 obras de 23 artistas distintos de gran renombre como Pablo Picasso, Paul Klee, Bonnard, Cézanne, Chagall, Dufy, Kandinsky, Matisse, Miró, Modigliani, Monet o Renoir, todos ellos precursores que dieron al arte un impulso decisivo hacia la abstracción. Un punto fuerte de la colección es la obra de Pablo Picasso. Gracias a la amistad que unía a los Rosengart con el artista malagueño, en Lucerna pueden contemplarse hoy 32 cuadros que datan sobre todo de su última época, además de más de 100 dibujos, acuarelas y trabajos gráficos y plásticos del polifacético artista. Por otra parte, fotografías de David Douglas Duncan ofrecen una visión de la vida del pintor. 125 acuarelas, dibujos y cuadros de Paul Klee forman el segundo gran pilar de la colección, permiten documentar todos los períodos creativos de Klee y son testigos de la riqueza pictórica y narrativa que encierran sus obras.
Sammlung Rosengart

Colección Oskar Reinhart “Am Römerholz“ en Winterthur

La antigua villa del coleccionista de arte Oskar Reinhart (1885–1965) alberga pinturas, dibujos y esculturas de arte europeo de más de dos siglos. El punto fuerte de la colección está formado por los cuadros de los impresionistas franceses y sus inmediatos antecesores. Courbet, Daumier, Renoir, Manet y Cézanne están representados en ella con grandes obras y abren el camino de estos artistas hacia el modernismo. La colección se encuentra en la villa «Am Römerholz», un edificio diseñado por el arquitecto Turrettini, de Ginebra, en torno a 1915 y ejemplo de la típica mansión de un empresario que acumuló su fortuna durante la industrialización. Digno de una visita es también el inmenso jardín, uno de los mejor cuidados y más bellos de Suiza.
Römerholz